Cómo Asegurar la Puerta de Entrada

La seguridad en nuestro hogar es un ítem que no debemos olvidar para, en la medida de lo posible, evitar pasar por un mal momento. El punto que más debemos proteger es la puerta de ingreso, ya que esta representa el principal sitio por donde entran los indeseables. A continuación veremos ideas y consejos para reforzar la seguridad en la puerta de entrada.


El primer consejo puede sonar un tanto obvio pero es, muchas veces, pasado por alto. La puerta principal debe ser sólida, de madera o, mejor aún, de metal. Las puertas huecas son livianas, más económicas pero se pueden romper con facilidad, incluso las metálicas, que deben ser reforzadas para soportar posibles ataques con herramientas de fuerza. Las aberturas ideales para contener a los malhechores son las puertas blindadas. Dotadas con cierres en todas direcciones, proponen un obstáculo casi insalvable.

Cerradura de buena calidad y seguridad

Cerradura de buena calidad y seguridad

La siguiente medida es utilizar una buena cerradura. Las cerraduras de baja calidad no sólo son más sencillas de averiar, duran menos y se abren con mucha mayor simplicidad si el atacante tiene las herramientas correctas. No está de más mencionar que la mejor cerradura o puerta blindada se vuelven poco útiles si no las usamos correctamente, y esto es cerrar con llave, incluso cuando uno está dentro. De esta forma creamos el hábito de mantener la vivienda más segura y será mucho menos probable que nos olvidemos al salir de casa.

Con una puerta lo suficientemente resistente, el punto débil o fusible, al intentar abrirla por la fuerza, será el marco, por ello también deben ser fortalecidos. Una manera poco complicada es agregar tornillos hacia la pared, largos y de gran dureza. Estos conservarán el marco aferrado a la pared aún ante una embestida vigorosa. Si decidiste instalar una puerta blindada, lo más normal es que ya venga provista de un marco muy robusto y con varias fijaciones a la pared.

En el intento de ingresar, los mal vivientes se valen de distintos métodos, uno de ellos es engañar a la víctima para que les permitan entrar. Para minimizar este riesgo es muy útil contar con una mirilla o visor. Hoy existen las mirillas electrónicas, que inclusive graban lo que sucede afuera, aquí puedes ver dos ejemplos: Cámara de Seguridad integrada a la mirilla  y Seguridad en el hogar

Los cristales son inseguros

Los cristales son inseguros

Si tu puerta de entrada posee cristal refuérzalo. Lo ideal es que la abertura principal no tenga cristales, estos representan un punto débil, la alternativa es asegurar con paneles de policarbonato por detrás o láminas de seguridad. Ambos cumplen la función de retener el cristal en su lugar aunque esté roto, por lo que tratar de romperlo para meterse terminará en fracaso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.