Casa Tuscania, en El Salvador

El terreno donde se emplaza esta bonita casa, se encuentra al principio de una vaguada, con una topografía accidentada y el terreno poblado con abundantes árboles y fauna. Dos puntos de partida se han considerado en el diseño de esta casa desde la primer visita al terreno, uno es que la casa forme parte de la naturaleza que la rodea, para vivirla y tocarla, y la otra premisa fue aprovecha la vista al mar y a las fincas de café.

casa-tuscania-1

Para poder ser parte de la naturaleza, el diseño de la casa se basó en un largo recorrido en medio de los árboles, y el disfrute de la vida en los tres niveles: bajo las copas, al nivel de las copas y sobre las copas de los árboles, de modo que al mismo tiempo se pueda aprovechar de la vista. Como resultado, la casa es angosta, y se entrevera entre los árboles, evitándose así hacer trabajos de terracería excesivos debido a la fuerte inclinación. También se definió el concepto de terraza, para lograr conexión con el exterior, el mayor tiempo posible, exceptuando los espacios íntimos de la vivienda y los baños.

Esta casa ubicada en El Salvador, es obra del estudio de arquitectura Cinco Patas al Gato, de José Roberto Paredes, cuyo equipo de trabajo se integró por el antes nombrado, Fátima Guevara, José Luis Cruz, Luis Herrera, y Helen Navas (diseño de interiores). El proyecto de esta vivienda data de 2006, y se construyó en 2007 sobre un terrero con 1500 m2 de superficie, ocupando para la construcción 260 m2.

La obra se denominó Casa Tuscania, y en ella se siguió el concepto del escultor Oteitza de los vacíos encadenados, evidenciando el vacío, asimilándolo con paredes grandes de cemento que se pliegan y se convierten en el suelo, que define y separan la zona visible del espacio natural. En el interior, para poder disfrutar mejor de la vista, se creó un mirador mezanine de madera soportado por la gran plataforma de concreto.

casa-tuscania-18

La casa posee grandes cerramientos, como parches que se desentienden de la masa de concreto, lo que consolida la idea de un solo elemento que tiene que ser protegido del clima (lluvia, específicamente), al igual que el techo, que se maneja con un gran canopy liviano y separado de la estructura principal. El uso del cristal, en cantidades importantes, permite una amplia apreciación del exterior, y que éste penetre en el espacio interior de la casa.

La estética de esta vivienda, es un elemento de concreto cerrado por remiendos y soportado por puntales de acero, y este aspecto que tiene que ver con la forma de construcción que predomina en el interior de ese país.

Click en las imágenes para ampliar

Fuente: tecnohaus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.