Pavimento Hidráulico, Mosaicos con Historia de Escofet 1886

Como mencionamos en un artículo anterior, la compañía Escofet, celebra los 125 años de su creación, y desde sus inicios esta firma, justo en la época de mayor esplendor del modernismo, comenzaba su larga trayectoria en la fabricación del pavimento de interior, específicamente de mosaico hidráulico.


Se considera que los modelos de mosaicos hidráulicos que se fabricaron durante los últimos años del siglo XIX, fueron la materialización metafórica de las alfombras, en sus versiones de invierno y verano, que aportaban calidez y mayor confort, a los interiores de las viviendas del Ensanche barcelonés.

El fundador de la compañía, Jaume Escofet i Milá, estaba convencido de que era fundamental crear un vinculo entre la calidad del nuevo material, y la aportación de los mejores pintores, arquitectos y dibujantes de la época, como Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch, Antoni Gaudí, entre otros.

Una exitosa fusión entre arte y oficio, industria y arquitectura, dio como resultado un material que iba más allá de la técnica aplicada hasta entonces, y se transformaba en una muestra de la evolución de las artes. Así es como Escofet, pronto pasa a ser una empresa productora de mosaico hidráulico, la más importante de la época, gracias a la consecución a escala industrial de un pavimento innovador, que logró establecerse ampliamente, dada sus evidentes capacidades funcionales y formales.

Los modelos de mosaico hidráulico alcanzaron los más de trescientos, y en esto se refleja las tendencias artísticas, la evolución estilística, la variación del gusto en un período extenso de tiempo, que va desde los inicios del movimiento modernista, el Modernismo pleno, el Novecentismo y el Art Decó, culminando con la simplicidad del diseño de alta ejecución técnica de las propuestas racionalistas de la década de los años treinta.

En esa amplia diversidad de pavimentos hidraúlicos de Escofet, hay una excepción, que se destaca. Es el mosaico proyectado por Antoni Gaudí, entre los años 1904 y 1906 para la rehabilitación de la casa Batló, y se trata de un mosaico de formato hexagonal y monocolor verde manzana, con un diseño de inspiración marina, tiene un único patrón de dibujo en relieve, donde la luz es el único actor que hace notar ese diseño.

En la siguiente galería de imágenes, podrán apreciar diferentes modelos de estos mosaicos con historia, que fueran diseñados por dibujantes, arquitectos y pintores destacados de la época.

A travéz de este enlace podrán acceder a la web de la firma y conocer más sobre sus productos http://www.escofet.es/

Click sobre las imágenes para ampliarlas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.