Suelos vinílicos, ventajas principales y variedades

Dada la magnitud de la obra que implica cambiar un pavimento, es algo que se suele hacer pocas veces en la vida de una vivienda, o bien se recurre a renovaciones sencillas. Y uno de los materiales que resulta ideal cuando se busca evitar grandes obras son los suelos vinilicos.

El pavimento es una de las superficies de mayor uso de una casa, fusiona funcionalidad y estética, y es por lo general, uno de los materiales de los que se espera mayor durabilidad.

suelos vinilicos
suelos vinilicos

Ventajas  de los suelos vinílicos

Las ventajas de este tipo de material vinílicos son varias. Una de ellas y que mencionamos antes, es cuán simple resulta su colocación, al punto que muchos se aventuran a colocarlos sin recurrir a especialistas. De hecho, encontrarás diversos tutoriales con explicaciones al detalle sobre instalación.

Otra de las ventajas es que con este material se evitan las obras que requieren otros, pues solo basta con despejar el espacio y usando materiales “secos” la instalación comienza.

No es necesario quitar el suelo existente, o hacer ninguna otra reforma a la superficie. A menos que la superficie de base se encuentre desnivelada o deteriorada.

Además, hoy existe una amplia variedad de acabados de pavimentos laminados que imitan bastante bien la madera. Podemos encontrar suelos vinílicos de diferentes tonos, precios y calidades, por supuesto.

Suele ser un material que resiste la humedad, los roces y los golpes, claro que todo esto siempre dependerá en buena medida de la calidad del producto.

La facilidad de limpieza es otra de los beneficios que tiene el suelo vinílico.

Como se trata de un material delgado es ideal para colocar sobre otro suelo y no afectar instalaciones existentes, como puertas que puedan rozar al elevar el pavimento, por ejemplo.

Tipos de suelos vinilicos o pavimentos laminados

Una de las diferencias que encontramos en estos pavimentos es en cuanto al sistema de instalación, se presentan el lamas, rollos y losetas.

Uno de ellos y en mi opinión el más práctico, es el sistema click, es una espacie de machihembrados, en el que las piezas encastran unas con otras fácilmente.

Otra variedad, son los vinilicos adhesivos o autoadhesivo. Algunos tienen incorporado el adhesivo mientras que otros es necesario agregarlo, lo que hace un poco más tediosa la labor.

En el caso de los vinílicos autoadhesivos, a diferencia del sistema click, es necesario nivelar el suelo de base si hay uniones o juntas de cerámicos de más de 3 milimetros.

-La base donde se coloque este material no debería ser porosa, rugosa o abrasiva, en ese caso será necesario usar una capa niveladora.

-En todos los casos hay que medir la superficie a cubrir para comprar la cantidad necesaria de material, y a esa cantidad adicionar un 10% para posibles recortes, rincones, columnas, marcos de puertas y otros.

En cuanto a la estética de este tipo de pavimento, la variedad existente permite abarcar diversos estilos.

Hay algunos que imitan la tradicional madera, otros emulan los clásicos pavimentos hidráulicos y hasta otros de imitación mármol o piedras y hormigón.

Fotos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.