Qué considerar al momento de iluminar interiores

La iluminación es un aspecto super importante en el diseño de un espacio, pero no siempre recibe la atención que se merece. En ocasiones, creemos que al momento de iluminar un espacio basta con una luz central en el techo, y algún aplique en pasillos. La realidad es que la función de la iluminación puede fácilmente tener una intención estética y con ella crear ambientes diversos.

Si te has esmerado en decorar un espacio a tu gusto, eligiendo estilos de muebles, coordinando colores y combinando texturas, no puedes dejar de lado la iluminación. Pues, como mencionamos antes, es básica, es la encargada de potenciar una estética y de hacer brillar la arquitectura y la decoración de cualquier espacio.

Aquí van algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de aprovechar al máximo este recurso: la iluminación.

Que tener en cuenta a la hora de iluminar un interior

Pensemos en la iluminación artificial en capas o niveles.

La primera capa es la iluminación general. Se busca aportar una luz homogénea a un espacio, es la indicada para moverse en cualquier espacio y ofrecer seguridad.

Esta iluminación se puede completar, por ejemplo, con luces empotradas o apliques de techo.

iluminación general
iluminación general

Segunda capa, es la iluminación puntual, se la conoce como iluminación de trabajo también. Es focal y evita deslumbramientos, sombras y reflejos molestos.

Esta la iluminación que procura responder a las necesidades lumínicas de zonas de trabajo, como cocinas, escritorios, despachos. Es una luz directa cuya elección dependerá de las tareas a realizar.

Para esta iluminación puntual, se sumarán fuentes de luz donde se requiera, ya sea para cocinar, leer u otras tareas. 

La ubicación de las luminarias y la intensidad de la luz también dependerá de las necesidades particulares de cada espacio.

iluminación puntual
iluminación puntual

Tercera capa. Iluminación de acento o decorativa. Es la que busca destacar zonas de un espacio, ciertos elementos de la arquitectura o elementos de la decoración.

Esta es, por ejemplo, la iluminación utilizada para resaltar cuadros, estanterías, murales, escultura, etc.

El objetivo es crear dinamismo y un importante impacto visual gracias a la iluminación de una zona concreta.

Como vemos, según la función que cumplirá esta luz decorativa, es que encontramos diversos tipos.

Un ejemplo, puede ser una luz de acento que ilumine una estantería, un elemento arquitectónico (molduras en techo o paredes), o una luz colocada detrás de un cuadro, que le suma profundidad y contraste. También, una luz decorativa se puede aplicar a esculturas u otros objetos exhibidos, para destacarlos.

iluminación decorativa
iluminación decorativa

Iluminar interiores con intención

Uno de los objetivos de crear estas capas de iluminación es generar profundidad y volumen en un espacio, y hacer que nuestra mirada lo recorra.

Crear este recorrido visual invitado por los puntos de luz, le aporta interés visual a las estancias y destaca la arquitectura.

de iluminar interiores
de iluminar interiores

Fotos: 1, 2, 3, 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.