Hierbas secas y flores, cómo secarlas en casa

Anteriormente hemos hablado de los beneficios de tener plantas en casa, entre ellos está la belleza fresca y natural que aportan a los interiores. Pero las plantas también pueden estar presentes en casa de otras formas. Hablamos de hierbas secas, las que se pueden usar para diversos fines, como preparar sahúmos para perfumar espacios, para usos culinarios, o para hacer ramilletes decorativos y que ahuyenten insectos.

Como vemos, el uso de las plantas se extiende a varias aplicaciones. Por eso, vamos a conocer algunas técnicas simples para secar hierbas en casa.

Cómo conseguir hierbas secas en casa

Primero, debes saber que no todas las plantas se pueden usar para fines culinarios, o para crear sahúmos aromáticos, o con fines decorativos, así que averigua bien qué ejemplares necesitas para cada fin.

Además, cuando se recoge materia vegetal, debemos sacudir un poco para quitar posibles insectos, hojas, ramitas sueltas o suciedad.

cómo hacer hierbas secas en casa
cómo hacer hierbas secas en casa

Secado al aire

Para el caso de que recolectes hierbas que necesitan secarse, hay diversas formas de proceder a ese secado.

Una opción consiste en extender las hojas o flores en una malla metálica, como la tela mosquitera que se utiliza en ventanas. También se puede usar una tela, tipo gasa.

Esta tela debe estar en posición horizontal, con la materia vegetal extendida sobre ella. Preferentemente ubicarlas en un lugar ventilado, seco y que no reciba rayos de sol directos.

Otra opción es crear ramilletes, usando una cinta o cuerda para atar las ramas. Se colgarán hacia abajo, es decir, los tallos en la parte superior y las hojas o flores en la inferior.

Nuevamente, elegir un espacio con buena circulación de aire, seco y lejos de la luz solar.

El tiempo de secado puede variar, según la región y según las plantas. Pero si vas a mantener por mucho tiempo esos ramos será mejor cubrirlos.

Por ejemplo, si quieres secar ramitas de laurel, cúbrelos con unas bolsas de papel para evitar que se cubran de polvo con el paso del tiempo.

Introducir flores como amapolas en bolsas de papel, te permitirá que una vez seca la flor, las semillas se conserven dentro de la bolsa.

Aplica esta técnica a otro tipo de plantas o flores que quieres guardar las semillas.

Una vez que las flores o hojas están secas, sepáralas de las ramas o tallos, y colócalas sobre hojas de papel o sobre telas limpias.

Secado de hierbas en el horno

Un procedimiento más rápido para secar hierbas es usar horno convencional, o en el horno de microondas. Este último procedimiento lo veremos más adelante.

Para secar en el horno convencional, se colocan las flores u hojas que queremos secar sobre una placa de horno, a la que previamente se coloca un papel para horno. Se conservan a una temperatura de 37°, el horno tibio. Es importante dejar la puerta entreabierta, e ir  revisando con cierta frecuencia.

El proceso puede demorar entre una o dos horas, según la planta que se está secando.

Secado en horno microondas

Se extienden las hojas en una placa apta para microondas, durante 30 segundos, a temperatura alta.

Revisar luego de este tiempo si se las hojas/flores están secas. De lo contrario, repetir el procedimiento pero durante 10 segundos, y repitiendo hasta obtener el resultado deseado.

En otro post, veremos cómo conservar las plantas y hierbas una vez que hemos conseguido secarlas en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.